Capitán Fantástico ¿Una utopía del amor?


Matt Ross, actor de las películas “Psicópata Americano” (2000) y “El Aviador” (2004), dirige y escribe su segundo largometraje que le significó el premio por Mejor Dirección en la sección Un Certain Regard en el último Festival de Cannes.


Capitán Fantástico es un drama liderado por la prolija actuación de Viggo Mortensen, que funciona como un poderoso pilar para los más jóvenes. Mortensen interpreta al patriarca Ben Cash, quien junto a su mujer, han decidido criar a sus seis hijos en el bosque de manera autosustentable, conectados con la naturaleza, lejos de la educación tradicional y las concepciones capitalistas de la sociedad norteamericana actual. Sus hijos tienen la condición física para cazar su propia comida, pueden subir altas montañas y a la vez están letrados en literatura, historia y filosofía. Tocan diferentes instrumentos musicales y logran explicar, incluso los más pequeños, la complejidad del mundo sociopolítico.

El conflicto del film comienza con el suicidio de la madre Leslie y el funeral católico que arma su familia de origen para despedirla. Esta ceremonia rompe con la mirada budista que tenía el personaje de Leslie, quien además deja claro en un testamento cómo quería que fuera su funeral; como una fiesta, siendo cremada y luego lanzada a un inodoro. De esta manera, Ben y sus hijos deciden salir de su zona de confort, en el bosque, y comenzar una travesía en la ciudad para lograr cumplir la voluntad de su esposa y madre. El film se torna entonces en un road movie, donde los personajes emprenden un viaje existencial, y donde como espectador vemos los autodescubrimientos, superaciones y aprendizajes que vive esta familia en el camino a lograr su objetivo. Se podría hacer un paralelo con la comedia dramática “Little Miss Sunshine” (2006), películas que enganchan al espectador con el ímpetu de estas familias apasionadas, únicas, honestas y unidas.

El protagonista Ben está movido por la utopía de querer construir un mundo mejor, y tiene la convicción de que su forma es la correcta para lograrlo, pero sus propios hijos son los que hacen tambalear algunas de sus teorías y sus formas. En las primeras interacciones con la familia de Leslie, el personaje de Ben se muestra patriarcal, autoritario e intolerante, pero el personaje se va reivindicando y mostrando una faceta más cercana y amable cuando comienza a cuestionarse y modificarse gracias a la fragilidad que sus hijos sienten y le van expresando. Como por ejemplo, cuando uno de los chicos le grita que lo odia y le dice que quiere ser normal y celebrar navidad como todos, o cuando el hijo mayor le confiesa que se siente como un raro frente a otros y que quiere dar un giro en su vida y estudiar en una universidad. En esas dos escenas si bien Ben se ve afectado, aún presenta resistencias frente las ideas y sentir de sus hijos. El momento que da pie a la transformación del patriarca es cuando una de sus hijas sube el techo de la casa de sus abuelos, bajo sus instrucciones, y cae, terminando en un hospital. Esa fragilidad que aparece en Ben nos permite como espectador dejar de verlo como alguien soberbio, que tal como le dijo su cuñada, no escucha a los que no están en su estándar, y ver a un hombre soñador con ideales y valores justos, pero que como todos se equivoca.

Pero, ¿cuál es el punto de vista de la película? ¿Se prefiere el adormecimiento de los hijos por los videojuegos y la televisión? ¿O las dificultades sociales de adaptación de los hijos que se crían fuera del sistema? Da la sensación que el director no toma partido por ninguna de estas crianzas, y queda como en una posición neutra, donde critica a ambas. ¿Funciona eso a nivel de estructura narrativa? Ese espacio abierto deja preguntas sin respuestas que sin duda generan debate entre los espectadores: ¿Cómo construimos la moral y valores de nuestros hijos? ¿Por qué es inmoral que tomen vino y es naturalizable que jueguen videos juegos violentos de combate y guerra? ¿El que un niño sepa más que otro y sea más atlético lo hace mejor? ¿Por qué hacerlos competir? Si bien ideológicamente, la película muestra la cultura alternativa, se muestra aún bajo un sistema patriarcal, poco flexible y competitivo. Quedan las ganas de nutrir esa resistencia sustentable con una energía femenina, con más humildad y con un sentido de comunidad con más familias, donde se den lazos y trabajos cooperativos entre todos. Lo que sí, y con lo cual podemos hacer un paralelo con nuestro primer ciclo sobre la Distopía, es que este Capitán Fantástico se mueve y se modifica por la Utopía y por el amor a su familia, y ambas palabras son el sustento para gestar la esperanza de cambio que se anhela. Sin utopía y sin amor sería difícil poder construir otro mundo al que ya conocemos.


Por Bárbara Huberman

Descarga la película aquí en full calidad y comenta que te pareció


Capitán Fantástico Dirección Matt Ross

Año 2016

Duración 118 min.

Guión Matt Ross

Música Alex Somers

Fotografía Stéphane Fontaine

Productora Electric City Entertainment / ShivHans Pictures

Distribución Bleecker Street



87 vistas2 comentarios

©2020 by filmmar.